jueves, 9 de diciembre de 2010

pasosos para realizar un germinador de cafe

La Semilla

Una de las más importantes etapas del cultivo del café es la referente a la semilla, el germinador y el almácigo, pues aunque esta fase tiene una duración de ocho meses es la base del éxito de una inversión a largo plazo: aproximadamente entre 20 y 30 años. Todo comienza con definir que variedad de café se va a sembrar y como obtener la semilla. En el caso de las variedades tradicionales, como es el caso de las variedades Caturra, Típica y Borbón la semilla debe obtenerse de árboles sanos, con buena producción, maduros y bien formados; las cerezas así obtenidas se deben despulpar a mano o dependiendo de la cantidad se puede utilizar una despulpadora con el cilindro previamente graduado para no causar daños al pergamino. Los frutos despulpados se deben fermentar y lavar con agua limpia al otro día; NO debe utilizarse el desmucilaginador mecánico pues éste puede ocasionar daños al embrión de la semilla, el cual es muy superficial, y afectarse notoriamente la germinación. La semilla lavada se pone a secar a la sombra y en buenas condiciones de aireación. Cuando se efectúa secado mecánico, las primeras 24 horas se debe utilizar solamente aire del ventilador y luego temperatura no mayor a 37º centígrados ; al final la semilla debe tener un contenido de humedad entre el 11 y el 12 %. En el caso de la variedad Colombia la semilla se obtiene a través de los Comités de Cafeteros y es producida por CENICAFÉ, pues como se trata de un cultivar compuesto en cuya composición entran más de 30 materiales de procedencia genética diferente, su producción debe ser muy cuidadosa para garantizarle al caficultor una buena calidad de su contenido. Recientemente se está produciendo la variedad Tabi, una variedad de porte alto con resistencia genética a la Roya del café y cuya semilla tiene el mismo tratamiento de la variedad Colombia.
La cantidad de semilla que se necesita depende de la decisión previa respecto a la densidad de siembra que se vaya a utilizar. Como norma general se puede asumir que de un kilogramo de semilla se obtienen 3500 chapolas para transplantar a las bolsas del almácigo.
El Germinador
El germinador debe construirse en guadua o madera y preferiblemente elevado del suelo, para evitar contaminación por aguas de escorrentía y salpicamientos por agua lluvia; el cajón se hace de un metro de ancho y 25 a 30 centimetros de profundidad, por el largo que sea necesario, teniendo en cuenta que un metro cuadrado de germinador es suficiente para poner a germinar un kilogramo de semilla.
El sustrato más indicado para llenar el germinador es la arena lavada de río, pues ella permite un buen desarrollo de las raíces de las planticas de café y es relativamente fácil de desinfectar. En el caso de la caficultura orgánica se deben seguir los siguientes pasos:1.En costales de fique y utilizando agua limpia lave la arena para retirarle los excesos de materia orgánica y limos que traiga, pues ellos favorecen el desarrollo de hongos y bacterias que pueden atacar la radícula o el tallo de las plántulas de café.

2.La arena ya lavada se debe solarizar al menos durante ocho días, teniendo cuidado de voltearla tres veces al día y protegerla de la lluvia con un plástico.

3.El cajón del germinador se llena con la arena tratada como se indicó, hasta una altura de 20 centimetros y entonces se procede a verter sobre la arena agua hirviendo; aquí se debe tener en cuenta hacer tres o cuatro volteos y repetir cada vez la adición de agua hirviendo.

4.Con una reglilla de madera o guadua se procede a nivelar la superficie de arena y se esparce la semilla, cuidando de que quede bien distribuida; tenga en cuenta que en un metro cuadrado de germinador cabe un kilogramo de semilla. La semilla ya esparcida se tapa con una capa de 1 centimetro de arena y luego se protege con costales de fique que ayudan a mantener la humedad en el germinador y ante todo a una buena distribución del agua, lo que evitará que las semillas se desentierren por efecto de los riegos.

5.El germinador debe regarse diariamente y cuando las semillas empiecen a germinar se debe colocar un tendido de latas de guadua a una altura entre 5 y 10 centimetros y sobre ellas colocar los costales que inicialmente se pusieron sobre su superficie. Esto para facilitar el crecimiento de las plántulas.
La etapa del germinador tiene una duración aproximada de 75 días, época para la cual las chapolas están listas para su transplante a las bolsas de almácigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada